La historia cultivo de la caña de azúcar en México está muy ligado con la conquista.  En un origen estuvo destinado a satisfacer las demandas de los españoles por el azúcar. La introducción de esta planta desplazo a cultivos tradicionales mesoamericanos como el chile, el tomate y el chilacayote.

Por sus características físicas y de población necesarias Puebla y Morelos fueron las regiones más adecuadas para la explotación de cañaverales. A estas poblaciones se integraron tiempo después esclavos negros traídos de África.


Para el siglo XVII había dos formas muy definidas de producción azucarera. Por un lado lado los grandes ingenios incorporados a las haciendas y por otro lado una red extensa de trapiches que elaboraban piloncillo y  panela.


El piloncillo y la panela era el endulzante del pueblo, nadie le hacia el feo a la azúcar prieta.


Una de las regiones más poderosas de cultivo de caña fue el estado de Puebla. Se establecieron los primeros ingenios azucareros en Atlixco, Huaquechula y Tochimilco.
Para el siglo XIX el piloncillo se había convertido en un producto de primera necesidad para la población de escasos recursos.
 

  • Dulces típicos
  • Gastronomía
    Facebook Comments

    Artículos Relacionados